miércoles, 16 de julio de 2014

JUPITER "SUSPENSO EN AMOR"




Normalmente en estas fechas tratamos algún hit del verano que ha torturado nuestros cerebros en temporadas pasadas. Sin embargo esta vez vamos a cambiar la tendencia para ofreceros uno de esos singles que tenían un gran potencial de éxito pero que terminaron metiéndose la gran hostia.
Hace tiempo un gran amigo mio, el cual tiene un gusto por el trash realmente exagerado me hizo visionar en youtube unas cuantas canciones del grupo heavy Jupiter y vosotros diréis, que narices hace un grupo heavy en este blog sobre pop español, muy fácil, en realidad no se trata de música heavy lo que hacían grupos como estos Jupiter y otros del mismo palo en los 80 (Sangre Azul, etc), sino pop con imagen heavy y punteos de guitarras.

Todos estos grupos surgieron como una extensión (o copia) de todos esos grupos europeos y americanos que dieron lugar al llamado caniche metal, es decir grupos con los pelos estilo caniche que hacían como que hacían heavy pero que si escuchamos sus canciones con atención nos daremos cuenta de que están plagadas de sintetizadores y cajas de ritmos. Eso si, los punteos imposibles de guitarra tenían su protagonismo, al igual que la actitud de folclórica arrebatada sobre el escenario. Como me dijo un amigo heavy hace tiempo “la verdad es que es heavy es muy folclórico, a algunos solo les falta la bata de cola para ser como la Pantoja”, la bata de cola y un buen saco de billetes añado yo. Por cierto, desde aqui todo nuestro apoyo a la Pantoja que desde que dijo esa magnifica frase "yo como la infanta, no sabia nada..." se ha convertido en nuestro idolo.

Pero como siempre, los españoles nos convertimos en los reyes del cutrerío a la hora de copiar lo que viene de fuera, si los anglosajones tenían a grupos de heavy-pop o caniche metal como Poison, Def Leppard, Bon Jovi o Europe, nosotros teníamos a los Jupiter que teniéndolo todo para triunfar se comieron un buen cagarro.

Este “Suspenso en amor” estaba incluido en el primer álbum del grupo que parecía predestinado a convertirles en estrellonas del heavy patrio y podría haber funcionado pues la canción que nos ocupa es tremendamente simple y muy consumible por el populacho español.

Comienza con unos sintetizadores entre “The final countdown” y un órgano de iglesia que da el pie para que empiece una historia muy triste y muy lamentable donde se ridiculiza a los empollones de la época.
La canción parece una especie de venganza escrita por el típico gamberrete que suspende todas y que le da rabia la gente que saca nueve o diez en los exámenes como podemos concluir de la letra
"Siempre has sido un empollón, que no para nunca de estudiar, de preguntar. Siempre tuvo en el colegio muy buenas notas, aplicación, dedicación”
La venganza del gamberrete se concreta cuando echa en cara al empollón que a pesar de su habilidad para el estudio nunca conseguirá triunfar en asuntos amatorios “Un día lo intentó, probar el sabor, de unos labios rojos/rotos, en un callejón...nada pudo hacer”
Jupiter se ensañan de forma malsana con el pobre chico y con el estribillo dan a entender que cuando llega el momento de la verdad al muchacho no se le pone dura se pone nervioso y lo echa todo a perder Suspendió en amor, no lo pudo hacer, suspendió en amor, con ojos de fuego, suspendió en amor, nada pudo hacer, suspendió en lo mejor”
La crueldad y el ensañamiento del heavylon contra el pobre empollón no tiene límites, es entonces cuando incluso empieza a cuestionar la virilidad del chaval “ya las chicas no le hablan, y no juegan nunca con el balón, ni por error”

Y ya como apoteosis final  el heavy de pastel nos cuenta como el pobre hombre protagonista de esta historia, superado por las circunstancias y con todo el mundo en contra (en especial los heavys de su clase) decide darse una nueva oportunidad e ir a por todas, nada de besitos, sexo crudo, pero todo estaba ya perdido y ni siquiera buscando el morbo de una situación poco habitual consigue que las cosa se enderece “un día lo intentó, hacerle el amor, a unos labios rojos/rotos, en un callejón...nada supo hacer”

Musicalmente sintetizadores que predecían el Camela style y guitarras se cruzan sin ningún tipo de sentido creándose un verdadero sindiós que incluye, como no, el típico punteo heavy tras el segundo estribillo, algo que nunca puede faltar en el mundo del caniche metal.
En definitiva una canción muy adolescente y con muy mala baba que busca algo que estaba muy de moda en los años 80: remarcar el triunfo de los macarras con un punto canalla sobre los pobres empollones que perdían el tiempo sepultados en libros pero que finalmente fueron los que triunfaron ya que consiguieron buenos trabajos, se forraron, se engominaron y se llevaron a la tía buena (o al tío bueno) mientras que el macarra acabaría en la mayoría de los casos en un banco del parque con unas pipas y unas litronas o del cajero del día recordando aquellos tiempos donde él era el rey del mambo.

El primer álbum del grupo lanzado por una compañía independiente no es que fuera un gran éxito pero al menos  suscitó el interés de una multinacional que se plantea lanzarlos a lo grande. El grupo aceptó y se pegó el gran ostión, tanto que ya jamás volverían a levantar cabeza y  se disolverían poniendo fin a un intento de caniche metal patrio que jamás funcionó como se pretendía en nuestro país.

Es curioso que para desgracia de la hinchada heavy o pseudoheavy este genero importado no funcionase aquí, con lo que nos gusta copiar, si ya lo se, copiar mal, pero eso no ha impedido que grupos que han sido fotocopias de lo que se hacía fuera en un momento dado hayan triunfado (ver el caso de OBK y grupos de su estilo a principio de los 90 a raíz de la moda Depeche Mode).
Esta claro que los heavys tuvieron su momento y a partir de ahí empezó la decadencia, una pena porque en general siempre me han caído muy bien, el otro día cerraron un local de música heavy para abrir otro de salsa, reggaetón y demás mierdas del mundo tiraflechas, esta demostrado que ya no queda ni un atisbo de sensibilidad música en este país.




                     

4 comentarios:

  1. Soy heavy desde los ochenta y me acuerdo de estos tíos,de hecho tengo los dos discos más otros heavy caniche tipo sangre azul,bella bestia y tropecientos grupos guiris... Bueno estos tíos en un principio se llamaban Goliath y iban rollo ángeles del infierno y obus,con la llegada de Bon Jovi, poison y toda esa peña cambiaron de nombre y estética el problema es que eran más brutos que una bellota y que tu no podías ir con esas pintas con un careto De conducir un tractor además creo que ni se tomaban en serio ellos mismos hay más jóyas como voy a por ti que va de un heavy de barrio que se liga a una cougar después de años dándole el coñazo y,cuando se va a acostar con ella resulta ser un travelo y sus colegas se ríen de el o dama de hielo sobre una puta callejera...júpiter eran cutres de cojones pero caían simpáticos y bueno si no vendían,el único de ese estilo que se comió algo fuera sangre azul era porque la peña prefería comprar a yo que se a motley crue o a poison con sus rollos de tías buenas en los ángeles que a cuatro macarras del extrarradio Vale eran cutres pero no una atrocidad,creo que en vez de mencionar a unos pobres De San blas se debería de hablar de gente tipo José el francés, Alex ubago y demás mierda que si que ha amargado la existencia de todo aquel que vive en este pais

    ResponderEliminar
  2. Vaya pedazo de mierda seca, la letra es digna de un chaval de doce años... Me parto! Una cosa, podías buscarle un sinónimo a tiraflechas eh, hay muchos, pero me refiero a uno menos ofensivo, venga a seguir bien!

    ResponderEliminar
  3. hay forma que publiquen las letras de las canciones de Jupiter?

    ResponderEliminar
  4. Los mierdas que no han compuesto una cancion en su vida y son incaoaces de tocar, se dedican, como siempre, a criticar el trabajo de los demas porque si tuvierais algo interesante que hacer no estaríais aqui perdiendo el tiempo escribiendo gilipollececs que no interesan a nadie.
    Miraos al espejo que dais bastante lástima. A mamarla!

    ResponderEliminar